7/11/08

ARTÍCULO SOBRE LA OBRA INÉDITA DE GERALD BRENAN


http://www.malagahoy.es/article/ocio/225986/alfama/emprende/rescate/libros/ineditos/gerald/brenan.html

Alfama emprende el rescate de libros inéditos de Gerald Brenan

El sello malagueño publicará el año que viene en un volumen una pieza teatral y una colección de aforismos, nunca antes revelados, en una edición bilingüe

Pablo Bujalance / Málaga Hoy

Fue Gerald Brenan (Sliema, Malta, 1894 - Alhaurín El Grande, 1987) escritor e hispanista de influencia innegable, pero una parte importante de su obra nunca ha visto la luz. Afortunadamente, este desequilibrio quedará paliado a partir del año que viene gracias a la editorial malagueña Alfama, que acaba de emprender el rescate de la producción oculta de Brenan. Según explicó el director del sello, Antonio García Maldonado, la empresa tendrá su primer episodio en marzo con la publicación de dos textos de Brenan en un solo volumen, la pieza teatral El señor del castillo y su prisionero y la colección de aforismos y misceláneas He. Originally intended as an autobiographical sequence of thoughts. Dada la absoluta novedad y el presumible interés tanto desde España como desde Gran Bretaña, el lanzamiento contará con una edición bilingüe, en inglés y castellano.

García Maldonado explicó que fue Carlos Pranger, hijo de uno de los albaceas literarios de Brenan, quien manifestó su interés en que este legado oculto viera la luz a través de Alfama. El mismo Pranger explicó hace unos días, en la presentación de unas jornadas sobre el hispanista que se celebran actualmente en La Alpujarra granadina, que tanto la Consejería de Cultura como otras instituciones públicas le "estuvieron dando largas" y que, "cansado de mendigar en sus pasillos", decidió recurrir a una firma privada. Pranger mostró a García Maldonado todo el material inédito que custodia y ambos decidieron comenzar por las dos obras citadas "porque tienen que ver con sus motivos para viajar a España y dedicarse a escribir: El señor del castillo y su prisionero es una alegoría dramática, mientras que He es una serie de misceláneas escritas en tercera persona, que tienen como motivación principal explicar sus razones para escribir; en ellas analiza de qué manera funciona su mente, qué le impulsa a la escritura, cómo ordena escribiendo". La coincidencia temática de estos dos trabajos motivó que decidieran unificar la edición en un solo volumen.

La recuperación de la obra inédita de Gerald Brenan permitirá profundizar en el conocimiento no sólo del escritor y su obra, sino de toda su generación. De hecho, el autor de El laberinto español dejó escritas en su Memoria personal numerosas referencias al Círculo de Bloomsbury, del que formó parte junto a Virginia Woolf, Bertrand Russel, Ludwig Wittgenstein, Edward Morgan Foster y Katherine Mansfield, entre otros. Aunque no directamente, sus escritos, depurados y de milimétrica exactitud, dieron cuenta de la época de un hombre que se fijó en España para agarrar al siglo por el cuello.




ARTÍCULO SOBRE EL TRADUCTOR MIGUEL MARTÍNEZ LAGE

Queridos amigos, este artículo es canela fina y resume, a mi entender, muy bien la situación actual de la literatura. Es una entrevista con Miguel Martínez Lage.

http://www.noticiasdenavarra.com/ediciones/2008/11/06/mirarte/cultura/d06cul75.1412194.php

EXTRACTO DEL LIBRO DE RAMÓN FERNÁNDEZ PALMERAL TITULADO BUSCANDO A GERALD BRENAN EN EL SUR.

BUSCANDO A GERALD BRENAN AL SUR
Estimado don Gerardo:

Mucho ha cambiado esta España y sus laberintos desde que usted se fuera en cuerpo pero no en alma por la laguna Estigia. El 19 de enero de 2007 se cumplieron los veinte años de su último viaje con Caronte, a mejor vida, sí, a pasar a mejor vida, como solemos decir los más castizos, si partimos de que esta vida tiene ciertas incomodidades.

Este modesto trabajo quiere rendirle un pequeño homenaje particular en agradecimiento por haberme abierto los ojos en esto del investigar y del reportaje periodístico y mantener vivo el recuerdo de nuestro pasado cercano, en uno de sus mejores libros, para mí siempre será Al sur de Granada, un libro que siempre nos aguarda con sus secretos, siempre nos guarda alguna sorpresa como todos los verdaderos tesoros literarios. He de decirle que ha sido un libro que me gustó mucho leer y me sigue atrayendo porque me hace transportar a las costumbres que me enseñaron mis padres y mi familia oriunda de la Axarquía malacitana, unida, no separada con Granada por la cremallera cerrada que es la Sierra Tejeda y Almijara.

Ahora le escribo estas cuartillas con todos mis respetos, y le pido perdón de antemano por si en algo le pueden molestar mis comentarios. Tan sólo pretendo ponerle al corriente de lo que ha pasado durante estos veinte años después de su último viaje terrenal. Quiero contarle cómo están los estudios "brenianos" o sobre sus libros, o del lamentable estado de su Fundación y lo mucho que se le ha criticado su actitud tan resueltamente británica en el ámbito sentimental. Quiero tomarme la libertad de hacerle algunas preguntas, preguntas insidiosas de periodista ocasional e inoportuno, preguntas de asuntos personales que como hombre mediterráneo y latino que soy me activan los puntos sensibles; es hora de rendir cuentas, como por ejemplo, por qué se marchó usted en mayo de 1930 a Inglaterra dejando a Juliana embarazada en Yegen, y luego vuelve, tres años después casado con la señora Gamel y adopta a la niña de Juliana, también su hija natural, para llevársela a Churriana y ser educada con los modales de una lady británica, a la que no se le podía contar nada de su madre alpujarreña ni hablarle en cristiano, sino en inglés. Y esto supuso dos despropósitos, uno privar a una madre de su hija, y dos, privar a una hija de su madre.

Don Gerardo, se puede ser británico pero cuando se está en la Alpujarra hay que ser más español que Felipe II. Pretendo seguirle los pasos que usted anduviera en Granada, en Málaga o en Jaén, sin acritud, tomando como guía su libro Al sur de Granada, que denominaré en adelante por sus iniciales AsdG. Quiero complementar este libro con otros libros suyos, que completen sus estancias en España. Tomaré notas, por ejemplo, de Autobiografía y también de La Faz de España (LfdE). El primero es un diario que sin duda hemos de agradecerle, editado recientemente por la editorial Península/Atalaya, primera edición del 2003, Barcelona, que contiene dos libros, Una vida propia (Uvp) que se editaron en inglés, Uvp en 1962, Memoria personal (Mp) en 1974, que contiene minuciosos detalles, propios de los escritores vocacionales que quieren dejar constancia para que no se olvide nada a la hora de pasarlo a los textos, como usted mismo dice sobre los diarios, en el prefacio de Autobiografía. Si está bastante bien hecho, puede gustar e interesar (…) carecía de tema para una novela y me di cuenta de que mi vida estaba a mano.

El segundo libro LfdE es un viaje literario en la primavera de 1949 en la España de la posguerra, muy valiente y crítico. Pero dejaré a una lado la política y no entraré en El laberinto español, su libro tan apreciado por los historiadores, ardua labor ensayística. No podemos dejar a un lado el libro de Juan Malpartida Brenan en el laberinto español, editado en Letras Libres.

El ejemplar de AsdG que manejaré para estas cartas será la undécima edición de septiembre de 1987, de la editorial Siglo XXI de España Editores S.A., Madrid, aunque sabemos que la primera edición la publicó usted en inglés, editado por Hamish Hamilton, 1957, sin pensar que este libro tendría tantos éxitos y fortunas y que se traduciría al español y, sorpresa, hasta se leería entre sus antiguos amigos y vecinos de Yegen, causándole algunos dolores de cabeza y sufrimientos, porque sépalo usted, los españoles somos muy abiertos pero que no nos gusta que nos espíen y nos critiquen a la espalda y menos en los libros. El libro consta de 334 páginas, se lo dedicó a su amigo de siempre A Ralph Partridge, al que había conocido durante la I Guerra Mundial, estuvieron juntos en Yprés y en Armentières y en Somme. Un buen amigo que luego vino a visitarle a Yegen sobre 1920 acompañado de la joven pintora Dora Carrington y de su amigo el escritor Lytton Strachey, según usted mismo escribe en el capítulo IV (p.35) de AsdG.

Tengo que decirle que mi primera lectura de AsdG se remonta a 1988 cuando me recomendaron mi hermana Vicky y mi cuñado Paco Capilla, un libro que me prestaron y luego compré un ejemplar en una librería de Almería y he de confesar que me fascinó muy gratamente, quizás el rescoldo de esas cenizas aún calientes hayan prendido en mí como el «árbol talado que aún tiene la vida», para tomar este epistolario donde me gustaría contarle cómo están los asuntos “brenianos”.

La descabellada idea de escribirle, se debe a que, recientemente, en la primavera de 2006 empecé a maquinar un viaje a Granada, un viaje con mi mujer (Julia Hidalgo). Y como casi todos mis viajes anteriores acaban siendo literarios, en el último (8 mayo de 2005) fui a La Mancha en busca de Azorín con motivo del I Centenario de la salida del libro La ruta de don Quijote, y por ser también el IV centenario de publicación de la primera parte del Quijote. Ante el proyecto de mi viaje a Granada, decidimos visitar Yegen, luego me surgió la necesidad de visitar la Huerta de San Vicente, y así, como armando un rompecabezas topé con García Lorca, y supe que usted fue el primer investigador que indagó sobre el lugar de la muerte del poeta en Nueva York, bueno en Nueva York no, sino por fusilamiento en Víznar; de quien usted dice que le conoció en Granada en casa de los Temple. Nos lo cuenta en la página 291 de AsdG, escribe: ...y mis dos encuentros con García Lorca fueron tan insignificantes que solamente tengo un vago recuerdo de ellos. Pero cuando, años después, leí su Romancero gitano sentí cuán impregnado estaban esos poemas de la Granada de aquellos días…

Llegado a este punto me surgen dudas de si usted conoció realmente a García Lorca, aunque si usted lo dice será verdad. Pero es que usted se instala en Yegen el 13 de enero de 1920, y Federico García Lorca había marchado a Madrid a la Residencia de Estudiantes a finales de 1919 y en Memoria Personal, usted nos dice que lo conoció en el estudio de uno de los hermanos Rodríguez Acosta «uno de ellos era pintor y fue en su estudio donde conocí a F. G. Lorca que empezaba entonces su carrera de poeta» (Memoria Personal, 1986. p-80). Es verdad que Lorca venía a Granada en las vacaciones de verano, en Navidad y por su onomástico el 18 de julio que es San Federico. E incluso en verano iba a Nerja donde tenían una casa familiar.

También es verdad que el tiempo borra hechos, usted pudo verle en la Fiesta del Cante Jondo, celebrado en el Palacio de Carlos V de la Alhambra en la Navidad de 1922, organizado por García Lorca, Manuel de Falla e Ignacio Zuloaga, entre otros, acto al que hace referencia en p.290 de AsdG. En esas fechas, Lorca empezaba su primer libro de poemas; es de 1918, Impresiones y paisajes; en 1920 estrenó su obra de teatro El maleficio de la mariposa y en 1921 Libro de poemas.

He seguido leyendo otros libros suyos como La faz de España (1950), editado en español por Península, Barcelona, en 2003, aunque salieron por primera vez en 1985 en una traducción de Domingo Santos. He leído libros de otros autores referentes a sus obras, recientemente Crónicas de Gerald Brenan, desde la Alpujarra a Málaga, y Ciega en Granada del periodista Antonio Ramos Espejo, a quien le he de agradecer que haya escrito estos libros, porque ha sido el complemento perfecto para documentar estas cartas. No pretendo seguirle los pasos en AsdG, como ya hice con Juan Goytisolo por los Campos de Níjar-Cabo de Gata, que lo hice página a página y palabra por palabra, ya que su libro AsdG es casi imposible seguirle a usted los pasos, quizás porque es un hombre de pasos largos, viajero pedestre, debido a la multitud de lugares que nombra y los saltos temporales de la obra.

Múltiples han sido los distintos viajes que he hecho por Andalucía, he visitado Yegen y he preguntado por Juliana Martín Pelegrina y Miranda Helen, he estado en Fuente Vaqueros, en Víznar y Alfacar buscando a García Lorca por el 70 aniversario de su fusilamiento, he estado en Málaga, en Churriana, en Alhaurín el Grande en la Biblioteca Municipal y en la Sala Brenan, he visitado el cementerio inglés de Málaga, he ido a Córdoba, en definitiva buscándole con ahínco en el Sur de España, siguiendo la cálida y amena lectura de sus libros.

De estos viajes salieron mis trabajos: Impresiones de Granada y ¿Por qué fusilaron a Federico García Lorca? que se unen como anexo, ya que si bien no forma parte de su mundo “breniano” sí tiene interés por la relación que estos hechos y lugares tuvieron con usted y su obra.

También he visto la película de Fernando Colomo y leído su libro Diario de rodaje.

A pesar de contados desaciertos y deslices, no hay duda alguna de que los andaluces tenemos una gran deuda con usted, porque es un personaje clave en la cultura andaluza de los años 20, guerra, y posguerra y democracia. Usted es un británico-andaluz, de pura raza, más que británico de pura sangre, una mezcolanza que tiene muchos seguidores: británicos que han tomado estas tierras como su casa, que ya es casa europea. Su epitafio dice “Escritor británico amigo de España”, lo cual es siempre de agradecer.

Para adquirir esta obra contacten con el autor en: ramon.fernande@ono.com

Quizá una foto histórica tomada por el gran fotógrafo Antonio García Olmedo