12/11/07

REFLEXIONES SOBRE LA HISTORIA.

Una de las principales funciones de la historia es enseñar e inspirar al público deseoso de conocer y analizar el pasado. La tarea del historiador es amplia y compleja porque debe emplearse a fondo en la recolección firme y objetiva de símbolos, representaciones y hechos previos. Con estos elementos bien ordenados, el historiador podrá adentrarse en el período que analiza y conocerlo en profundidad, como si hubiera vivido en él, con atención especial hacia los detalles, pero al mismo tiempo tiene que desvincularse y escribir desde el presente manteniendo la distancia. La imaginación y la flexibilidad mental, es decir, la capacidad de avanzar y retrotraerse en el tiempo enlazando ideas y hechos, pero siempre con cuidado de no entrar en el terreno de la novela, son cualidades esenciales en el historiador. La historia está formada de eventos que realmente ocurrieron dentro de un contexto específico formado por comunidades, estados e instituciones que, a su vez, están influenciadas por los individuos que conviven dentro de ellas. Esta corriente histórica, legataria de los griegos Heródoto y Tucícides, es típicamente británica representada por nombres como Gibbon –historiador predilecto de Brenan- Maculay, Trend, Carr o recientemente Paul Preston.